stadio_filadelfia_torino

Stadio Filadelfia, Turín

La ciudad de Turín solía ser un importante centro político europeo, siendo la primera capital de Italia en 1861 y la ciudad de residencia de la Casa de Saboya, la familia real de Italia. A pesar de que mucho de su significado e importancia política se había perdido cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en uno de los principales centros industriales y comerciales de Europa, y actualmente es una de las ciudades más industrializadas de Italia, formando junto con Milán y Génova el famoso “triángulo industrial”.

A pesar de tener muchos menos habitantes que Roma y Milán, Turín es la tercera ciudad más rica de Italia, después de éstas. Turín es también la sede de gran parte de la industria automovilística italiana. En la capital piamontesa, en 1890 nació el Internazionale Torino. En 1906 el equipo pasaría a llamarse como F.C. Torino. Finalmente el equipo se llamaría Torino Calcio. En la temporada 1927-1928 ganaría su primer Scudetto.

escudo-torino, f.c

El primer estadio con infraestructura de gradas utilizado por el Torino, fue el viejo Stadio Filadelfia, ubicado en la intersección de la vía Filadelfia (de ahí tomó su nombre) y el Corso Giordano Bruno, de la ciudad de Turín. El nombre original del recinto era “Campo Torino” y fue inaugurado el 17 de septiembre de 1926. El estadio era propiedad de la “Sociedad Civil Campo Torino” y fue construido por fondos aportados, entre otros, por el Conde Enrico Marone-Cinzano, presidente del Club granate.

El primer encuentro jugado fue contra el equipo “Fortitudo Roma”, al cual el Toro le ganó por 4 a 0, con goles del argentino Julio Libonatti en tres ocasiones y de Rosetti en el descuento. El Torino construyó su mística en este lugar. Seis de los siete “Scudetti” (campeonatos de la liga italiana) logrados por el equipo, tuvieron lugar en este estadio, donde supieron brillar todas las glorias del Toro, incluido el mítico Grande Torino.

Stadio_Filadelfia_Torino

Como señalamos, el estadio nació de la iniciativa del Conde Enrico Marone Cinzano, en ese momento presidente de los granates. Enrico Marone creó una sociedad encargada de la obtención de fondos, fue adquiriendo financiación a través de las cuotas de los socios de dicha sociedad, con el único objetivo de comprar el terreno y los materiales necesarios para construir el estadio. El 24 de marzo de 1926 se hizo la solicitud de licencia de obras a la ciudad y, después de la aceptación, los trabajos se asignaron al ingeniero Miro Gamba, profesor de la Politécnica de Turín (una de las Universidades más prestigiosas de Italia).

Los trabajos de construcción fueron seguidos por el Commendatore Riccardo Philippa. La tierra escogida para la ubicación del futuro feudo, se encontraba en la periferia de la ciudad en ese momento, y esta fue elegida por el bajo costo de los terrenos en dicha zona de la capital piamontesa. La obra supuso cinco meses de trabajo, y poco menos de dos millones y medio de dólares. La inauguración tuvo lugar el 17 de octubre de 1926 y, para la ocasión, como señalamos, se celebró un partido amistoso entre el “Torino” y el “Fortitudo de Roma”, con una asistencia de 15.000 espectadores.

Stadio-Filadelfia3

La fachada principal del estadio se construyó en ladrillo rojo, con columnas y grandes ventanas con marcos de color blanco. Las diversas ventanas estaban unidas entre sí por balcones con barandas de hierro. Al lado de la entrada principal había un campo viejo que se utilizó para los entrenamientos del Toro en los años 30. La estructura del edificio era de hormigón armado, mientras que la de las gradas estaba compuesta de pilares que eran el soporte de una red de paneles de madera transversales. En la entrada estaba colocada una gran bandera del Torino de unos seis metros de altura.

El terreno de juego medía 110 x 70 metros, estaba cubierto de hierba natural y contaba con un moderno para la época sistema de drenaje. Bajo las gradas estaba el apartamento donde residía el conserje del campo, también catorce salas de reunión que se utilizaban, además de por los jugadores y el árbitro, para la enfermería, la dirección del club, y para sala de descanso. Los jugadores podían llegar al terreno de juego desde el vestuario a través de un túnel, cosa hoy en día normal en todos los estadios pero que en aquella época no era nada habitual.

Torino@3.-old-logo

El estadio se sometió a trabajos de ampliación. En 1928 se añadieron las taquillas, y en 1932 se amplió la tribuna principal aumentando la capacidad total hasta llegar a las 30.000 personas. Este estadio fue sede de los partidos de casa del Torino hasta el final de la temporada 1962-63. En el Stadio Filadelfia los granata ganaron 6 de sus 7 títulos de la Serie A (a los que habría que añadir también el que le fue revocado en 1927). En esta estructura, el Torino se mantuvo invicto durante seis años, 93 partidos consecutivos, hasta el 4 de mayo de 1949 con la tragedia de Superga, incluyendo el famoso 10-0 a la Unione Alessandria (todavía un récord en un partido de la Serie A).

El 13 de julio de 1943, en medio de la Segunda Guerra Mundial, fue bombardeado el Stadio Filadelfia. Entre las partes dañadas se encontraba el terreno de juego, además de los accesos desde la Via Giordano Bruno. A pesar de los bombardeos la azotea de la tribuna resultó intacta. Sin embargo, durante la contienda mundial se eliminaron las vigas de metal (utilizadas estas para el suministro, probablemente, de la industria armamentística) siendo sustituidas por vigas de madera. El Stadio Filadelfia se convirtió en inservible durante un tiempo, y el campeonato de 1943 se jugó en el Estadio Motovelodromo Umberto.

filadelfia

Después de la guerra, las reformas se llevaron a cabo por el nuevo presidente Ferruccio Novo. En 1959 se aprobó un nuevo plan maestro para la reforma completa del Filadelfia, aludiendo al reconocimiento basado en el valor histórico del estadio. En la temporada 1958-59 el Torino jugó en el Stadio Comunale (el cuál anteriormente se había llamado Stadio Mussolini) mientras se hacía la reforma, en dicha temporada terminó descendiendo a la Serie B. Al año siguiente el equipo decide volver a jugar en el Stadio Filadelfia, y el escenario volvió a ser, afortunadamente, el hogar del Torino durante varios años, hasta 1963.

El 19 de mayo de 1963 se celebra el último partido oficial de la temporada 62-63, el que sería el último partido del Stadio Filadelfia, un Torino – Napoli que terminó 1-1 con goles de Bearzot (Torino) y Corelli (Napoli). El Torino se trasladaría al Stadio Comunale, estadio que albergaría los partidos de casa del Torino en dos períodos (aparte de la temporada 58-59): desde 1963 hasta 1989 (en 1990 se mudarían a Delle Alpi), y desde 2006 hasta la actualidad (actualmente el estadio se llama Stadio Grande Torino).

stadio-filadelfia Grande Torino

Desde la temporada después del “traslado” granata, el estadio quedó enclavado en la ciudad, y con algún uso esporádico para espectáculos públicos. En 1970, por primera vez, se intenta recuperar el Stadio Filadelfia, la idea es permitir que el entrenamiento del primer equipo se realice en él tras la consiguiente recuperación del terreno y la construcción de un gimnasio. El Torino entrenaría en el Filadelfia hasta 1989, cuando se trasladó a la estructura moderna de Orbassano, dejando el campo de entrenamiento para el equipo juvenil. Poco después, fue abandonado, y en cuestión de unos pocos años las gradas se deterioraron. En los años ochenta la degradación tuvo un crecimiento exponencial, principalmente a causa del hormigón utilizado en la construcción, y llegó incluso al colapso parcial de las estructuras.

A día de hoy en la ubicación del viejo Stadio Filadelfia se encuentra una pradera con algunos restos de las viejas gradas, las cuales están adornadas con murales y pintadas de temática “granata”. De vez en cuando en la pradera se organizan eventos por parte de los “tifosi” del Toro. También cada cierto tiempo existen planes para volver a construir unas nuevas gradas en el viejo terreno del Filadelfia, pero, después de la reciente remodelación del Stadio Comunale (año 2006), y su cambio de nombre hacia “Stadio Grande Torino”, de momento, la ilusión de muchos “granata” de volver al Filadelfia, no será llevada a cabo seguro en los próximos años.

stadio_filadelfia_tifosi

2 pensamientos en “Stadio Filadelfia, Turín”

  1. “…solía ser un importante centro político europeo”

    Lo de “solía ser”, en este contexto, es una expresión que no me cuadra mucho… ¿traducción literal del inglés “used to be”, tal vez? ¿o es que en italiano también se dice así?

    Exquisiteces gramaticales aparte, gran artículo… ojalá quedase algún resto también de nuestro viejo Tartiere, en vez del mamotreto ruinoso que lo ha sustituido (aunque lo mejor hubiera sido no cambiar de estadio, pero bueno, ese es ya otro tema…)

  2. En efecto, en italiano se utiliza también el “used to be”(“era stata di solito”).

    Al respecto del atentado cometido sobre nuestro histórico hogar mejor no insistir mucho en ello; lamentable la decisión tomada por las autoridades de la ciudad a finales del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *