Archivo de la etiqueta: lisboa

Sagrado Coluna

Hay una foto de Mario Coluna que me gusta en especial. Es una imagen de síntesis de todo lo que aquello que he leído y visto de él ha significado para mi.

Pertenece a una final de Copa de Europa, la del año 63, que el legendario Benfica de la década de los 60 jugó contra el Milán. Una final que, paradojas, perdieron. En esa foto aparecen Coluna y otro mito: Cesare Maldini.

benfica

Los dos, capitanes, están en el centro del campo durante el ritual de sorteo observados por el árbitro. Impecables todos. Se intercambian los banderines y estrechan las manos. Entonces, la imagen captura algo mayor: Maldini inclina levemente la cabeza durante el apretón y mira al suelo como cuando se saluda a la realeza.

No es un gesto servil, en cambio, sino de puro respeto ceremonioso, de reconocimiento; es, en todos los sentidos, una reverencia. Coluna la recibe con naturalidad y dignidad principesca, sin sorpresa. Era ya O Monstro Sagrado, el jugador al cual todos trataban de usted.

869965MilanBenfica

Un año antes, durante otra final de Copa de Europa ganada por 5-3 al Real Madrid, Eusebio se acercó a Coluna antes del lanzamiento de la falta que significaría el último gol, segundo del delantero, y le preguntó: -“ Por favor, señor Coluna, ¿Puedo tirar la falta?”. O Monstro Sagrado lo miró un segundo y asintió con la cabeza al tiempo en que prolongaba suavemente el valón para el zapatazo de Eusebio.

Puskas, ya cañoncito pum, había marcado los tres goles del Real Madrid en la primera parte. El Benfica había ido a remolque hasta que al poco de comenzar la segunda mitad Coluna enganchó un tremendo derechazo que entró pegado a la base del poste.

470830

Fue el gol que rompió el partido y permitió que la superioridad física de un conjunto emergente terminase por arrollar al viejo, venerable, Real Madrid en la escenificación de un cambio de paradigma para el fútbol europeo. El Benfica ganaba su segunda Copa de Europa consecutiva, la anterior la había levantado frente al FC Barcelona con Coluna marcando el tercer gol benfista para una victoria por 3-2.

Portugal iba a ser el protagonista de la primera mitad de los 60, logrando el Benfica dos subcampeonatos más en 1963 y 1965 e incluso una prórroga otoñal cuando en otra escenificación, otro cambio, fue aniquilado por el Manchester United de George Best en 1968.

1955-56 (04-03-1956)

Los éxitos del fútbol portugués provenía de una singular fusión de la escuela táctica húngara, con el entrenador Bela Guttman como gran arquitecto, y la importación revolucionaria de los futbolistas africanos que Mario Coluna representaba en plenitud y perfección.

Aquel Benfica, al cual se llegó a conocer como Mozambique FC, alineaba jugadores coloniales como el tremendo portero Costa Pereira, al exquisito interior derecho Joaquim Santana, el potente delantero José Aguas, ambos angoleños, y, claro, los estelares Coluna y Eusebio. De entre ellos, estos dos últimos y Santana eran negros.

coluna_3090489

Aguas, hijo de colonos, había sido uno de los pioneros en trasladarse a la metrópoli en 1950, pero el color de piel  hacía que esta novedad quedase en mera anécdota. La gran ruptura, el punto de giro original para el fútbol portugués, sería el fichaje de Matateu en 1951 por Os Belenenses. Delantero atlético y espectacular, fue el precursor de Eusebio pero llegó demasiado pronto al esplendor del fútbol nacional y en 1960 se retiró de una selección que disputó los títulos grandes en esa misma década.

No le ocurriría lo mismo al tercero de los astros negros del fútbol portugués del periodo: Hilario. Defensa central, duro y sobrio, del Sporting de Lisboa entre 1958 y 1973, formaba la espina dorsal de la selección de Otto Glória tercera (injusta tercera) en el mundial de Inglaterra en el 66. Aquel Portugal de las colonias que era la mejor selección de su tiempo nunca pudo igualar lo hecho por el Benfica.

HF010

Eusebio fue la perla del fútbol colonial, el ejemplo del jugador africano aplicado al contexto europeo. Superior físicamente a cualquiera rival, elegante de movimientos, elástico y puro, en su manera de jugar no había dobleces ni engaño. Su trascendencia histórica es, en consecuencia, enorme. Pero Eusebio se puso de pie sobre los hombres no de un gigante, sino de un monstruo.

Mario Coluna, a petición de la madre de Eusebio, le tomó como protegido. Y nadie discutía lo que hacía Coluna. Era uno de eso hombres que habla poco, pero cuando lo hace es mejor escuchar; de esos que cuando se ponen en movimiento significa que algo va a pasar. Es tan bueno que no necesita demostrarlo, decía John Wayne del personaje de pistolero encarnado por Ricky Nelson en Río Bravo: Coluna era ese personaje, pero interpretado por Wayne.

imagem65

Eusebio acababa el equipo, aquella obra maestra capaz de doblar la Copa de Europa, pero Coluna lo sostenía. Era la camiseta y era el escudo, simbolizaba con su autoridad natural la grandeza de todo un club. Si el Benfica tenía a un jugador como Coluna, entonces no era un advenedizo. Aquel equipo había llegado al futbol para significar algo, para ganar y ser recordado; no solo para ganar. Los contrarios lo sabían nada más verlo enfrente.

Coluna se plantaba en la mitad del campo y empujaba a los propios hacía arriba y a los contrario hacía atrás. Era Mauro Silva jugando en tres cuartos de campo con la elegancia de Zidane, un prodigio táctico con un físico de atleta a lo cual sumaba una llegada demoledora y la apariencia de que todo aquello que hacía no le suponía un esfuerzo. Era un atacante que defendía y viceversa, era el cerebro y el pulmón, era el ejemplo y era la realeza.

arq_121277

“La gran época de Guttman y Eusebio”, el Benfica de los años 60

Conducido de forma extraordinaria por Eusebio, el Benfica de finales de la década de los años 50 y principios de los 60, dirigido por el mítico entrenador húngaro Bela Guttman, dio a conocer el fútbol portugués en todo el mundo y se constituyó en uno de los equipos europeos más recordados de toda la historia. Constituido en base a una perfecta fusión de futbolistas lusos y mozambiqueños, aquel conjunto impuso un dominio incontestable y de larga duración en su país y luego conquistó el viejo continente obteniendo dos Copas de Europa de forma consecutiva, imponiendo respeto ante todos y desarrollando un fútbol brillante y eficaz.

Si bien Eusebio fue la gran figura, el principal gestor de aquel legendario combinado fue Guttman, quien llegó a Portugal en 1958 y tras dirigir con éxito al F.C. Porto durante una temporada recaló con mucha polémica en el Benfica, al que llegó gracias a que los dirigentes del Club del Águila decidieron arrebatarle el entrenador a su eterno rival del norte en pos de impedir que los logros siguieran llegando del lado ajeno.

benfica

Aquella época dorada del Benfica a principios de los años 60 es siempre recordada como la más exitosa del fútbol luso a nivel de clubes. Dos Copas de Europa y cinco finales del prestigioso torneo son razones suficientes para considerarlo así. No en vano, también a nivel de selecciones, Portugal realizó su mejor actuación en un Mundial con aquel tercer puesto de Inglaterra 1966. Momentos mágicos que se forjaron alrededor de dos figuras. La primera de ellas, la del histórico entrenador húngaro Béla Guttman. Un adelantado de su época, pionero en aquel 4-2-4 que inició al mando del MTK Hungaria y que posteriormente tomarían como modelos grandes equipos como la Hungría del Mundial de Suiza 1954 o la Naranja Mecánica de los años 70.

Tras su llegada en 1958 a tierras lusas y conquistar la liga con el Oporto en su primer año, el Benfica consiguió la jugada maestra de birlar a su eterno rival del norte al genial entrenador. Pronto se demostró el acierto de su fichaje, al ganar el equipo lisboeta el campeonato doméstico de la temporada 59-60. Pero no sería hasta 1961 cuando Guttman y su Benfica acapararían portadas a nivel mundial.

Eusebio y Bela Guttman

Su particular carácter quedó plasmado con la espectacular limpieza que hizo a su llegada al estadio da Luz (el viejo estadio). Guttman enseñó la puerta hasta a 20 jugadores y el Benfica arrancó un nuevo proyecto casi de cero. Basado en futbolistas africanos traídos de las colonias portuguesas de entonces, el Benfica se planta en su primera final europea en 1961 en Berna, donde espera el F.C. Barcelona de los Kubala, Luis Suárez, Czibor o Kocsis. La oportunidad de hacer historia había llegado.

El que más tarde se conocería como Benfica Mozambique, F.C. (por la numerosa presencia de jugadores de ese país africano) se impuso a los azulgranas por 3-2 en lo que se conocería como “La Final de los Palos Cuadrados”. Dos errores del mítico portero Ramallets, y una sucesión de disparos del equipo español que se estrellaron en los palos resultaron decisivos para que el Benfica levantara su primera Copa de Europa. Después de ese partido, los palos dejarían de ser cuadrados.

Benfica a color

Con Europa a sus pies, llegó un momento crucial en la historia del club lisboeta. El origen de lo que marcaría la época más gloriosa del equipo luso se encuentra en una barbería de Lisboa, donde Béla Guttman recibió una recomendación de su amigo José Bauer, ex jugador al que entrenó en su época en el Sao Paulo brasileño. Ese consejo tenía nombre y apellidos: Eusebio Da Silva.

Guttman le hizo caso y se fue a por ese chaval africano que era capaz de hacer los 100 metros en 11 segundos. Un portento físico al que le acompañarían además unas cualidades técnicas notables. Tras una dura lucha con el Sporting de Lisboa, el Benfica se traería al jugador después de desembolsar 350.000 escudos al Lorenço Marques, su club de procedencia.

Benfica Champions

Su debut, con tan sólo 18 años, sería una premonición de lo que le esperaba al hincha del Benfica. En París, durante un amistoso con el Santos de Pelé, Guttman decide darle sus primeros minutos con 3-0 por debajo en el marcador. Ni corto ni perezoso, aquel joven de raza negra se estrenó con un rapidísimo triplete que dejó de piedra al propio Pelé. O Rey reaccionó y marcó dos tantos para que el Santos ganara por 6-3, pero Eusebio ya había dejado su huella.

Con la Pantera (apodo de Eusebio) llegarían 10 ligas portuguesas, 5 copas portuguesas y otra Copa de Europa, título que levantaría en su primer año. Justo un año después de alcanzar la gloria en Berna, el Benfica repetiría sensaciones en Amsterdam. El rival esta vez era el R.Madrid de Di Stéfano, Puskas y Gento. Partido duro y complicado que iba camino de la prórroga con un 3-3 que Eusebio se encargó de romper.

BENFICA-1961-1962-1963

Con este triunfo en la Copa de Europa terminaría la exitosa etapa de Béla Guttman y la consiguiente sequía europea. El técnico húngaro pidió un aumento de sueldo a la directiva encarnada, sin embargo, recibió como respuesta la rescisión de su contrato. Desafiante, Guttman sentenció: “Sin mí, este equipo nunca más ganará una final europea”.

Lo que sonó a broma por el potencial que por entonces garantizaban los Simoes, el gran Coluna (apodado acertadamente O Monstro Sagrado), Aguas, Eusebio y cía se convirtió en una auténtica maldición. Llegarían más finales pero no habría más títulos. En el 63 ante el A.C. Milan, en el 65 ante el Inter de Luis Suárez, en el 68 contra el Manchester United de Charlton y ya más adelante en el 88 ante el PSV y en el 90 nuevamente frente al Milan de Sacchi.

Final-1962-602x602

Precisamente en la última final ante los rossoneri, la expedición al completo del Benfica, aprovechando que la final se jugaba en Viena, visitó el sepulcro de Guttman y realizó una ofrenda floral, esperanzado en anular una predicción que aún pesa como una losa en el club lisboeta. Ni siquiera Eusebio y su Benfica pudieron acabar con ella. Ni ellos ni nadie durante ya 50 años.

Vídeo de la final en donde el Benfica conseguiría su primera Copa de Europa, de esta forma el club lisboeta entraría en el Olimpo del fútbol continental;

C.F. Os Belenenses

Lejos del centro lisboeta pero bien comunicado, río abajo donde el Tajo se une con el Océano Atlántico, se encuentra el barrio de Belén (“Belém” en portugués). Barrio de donde partieron los exploradores portugueses, los cuales dieron un sitio en la Historia universal a Portugal, conquistando gran parte del mundo. Belén es conocido por albergar dos de los monumentos más visitados, y recomendables, de Lisboa: el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belén.

El Clube de Futebol Os Belenenses, o simplemente Os Belenenses, es un club polideportivo portugués fundado en 1919 en el barrio lisboeta de Belém. Además del fútbol, el club cuenta con secciones de baloncesto, rugby, atletismo y balonmano, secciones que le han dado la mayoría de los trofeos con los que cuenta el club. Está considerado como el tercer mejor club de Lisboa, después del S.L. Benfica y del Sporting Clube de Portugal, y el cuarto a nivel nacional en número de seguidores, teniendo millares de simpatizantes en Portugal y en otros países ex-colonias portuguesas (Brasil, Angola, Mozambique, Cabo Verde, etc).

Logo_Belenenses

El club de fútbol ” Os Belenenses ” fue fundado en Lisboa el 23 de septiembre de 1919. Al final de la temporada 1918-19, el futbolista Artur José Pereira dejó el Sporting Clube de Portugal, con la intención de formar un club con el nombre de su tierra, el barrio de Belén. La idea ganó apoyos y Artur José Pereira resultó ser acompañado por algunos jugadores del Sport Lisboa e Benfica en su nuevo proyecto. Es así, como a finales de agosto de 1919 comenzaron a darse los primeros pasos hacia la formación del Os Belenenses, gracias al empeño de personas como el nombrado José Artur Pereira, y de su hermano Francisco Pereira. El 23 de septiembre de 1919 se produjo la fundación del club, el cual agruparía a todos los jóvenes del barrio de Belén.

El primer partido del Belenenses se llevó a cabo el 8 de noviembre de 1919 en Campo Grande, perdiendo contra el Vitoria de Setúbal por 1-0 en la Copa “Associação”. El 21 de enero de 1920 fue la fecha en la que el Os Belenenses jugó su primer gran clásico, contra el Benfica, a quien ganó por 2-1 en el Estadio de Lumiar (antiguo campo del club). El debut internacional del club de Belén llegó el 10 de junio de 1921, el día de Portugal. El Os Belenenses ganó al Sevilla, F.C., por 2-0. Fue en ese año donde el club ganó su primer trofeo, la Copa de “Mutilados de Guerra”, torneo organizado por la Asociación de Fútbol de Lisboa, ganando en la final por 2- 1 al Sporting de Lisboa.

Os Belenenses 45-46

El Os Belenenses en 1942 inscribió su nombre entre los principales clubes de fútbol portugueses, al ganar la Copa de Portugal. Cuatro años más tarde, en la temporada 1945-46, los “Azuis do Restelo llegaron al punto más alto de su historia, al hacerse con el campeonato de fútbol nacional, convirtiéndose así en el único club fuera del trío Benfica- Sporting- F.C. Porto en ganar el título de la Primera División del fútbol portugués durante todo el siglo XX (en la temporada 2000-2001 el Boavista, F.C. ganaría la Liga). Como curiosidad, reseñar que el Os Belenenses fue el club invitado por el R. Madrid para la inauguración del estadio de Chamartín (actual Santiago Bernabéu) en 1947.

Este triunfo en la Liga motivó la idea de construir un nuevo estadio para el equipo de los “Azuis”, una obra que fue estrenada en 1953. El 23 de septiembre 1956, se abrió el Estadio Restelo, con un coste, en el momento de la inauguración, de 34 millones de escudos. El primer partido en el nuevo estadio fue un Os Belenenses-Sporting de Lisboa, donde ganaron los de Belén a los verdiblancos por 2-1.

88 89 Belenenses campeón de copa

En 1960, el club volvió a ganar la Copa de Portugal, una hazaña que no se repetiría hasta el año 1989. En la historia del club de fútbol Os Belenenses han vestido la camiseta azul ilustres futbolistas como José Artur Pereira, su fundador, Matateu “El Diamante Negro”, que ganó la Bota de Plata al máximo goleador del campeonato en 1953 y 1955, Pepe, uno de los primeros jugadores del club, el cual murió trágicamente en 1931, a los 22 años de edad, y Vicente, defensa que formó parte de la Selección Portuguesa que alcanzó la tercera posición en el Campeonato del Mundo de Inglaterra, en 1966, entre otros muchos jugadores.

En la temporada 2005-2006 el Os Belenenses experimentó uno de los peores momentos de su historia al descender a la Segunda División, donde ya había estado en las temporadas 1991-92 y 1998-99, a la par que tenía una deuda abultada. No obstante, en esa misma temporada 2005-06 fue un jugador del Os Belenenses, el camerunés Meyong, el que resultó máximo goleador con 17 goles en la Liga Portugesa. Actualmente el club ha retornado a la Primera División de Portugal en esta temporada 2013-2014.

Os Belenenses estadio barrio

Como señalamos, el Estadio de Restelo es el estadio del club de Belén. Está situado en una zona privilegiada de la ciudad de Lisboa. Construido en un lugar que antaño fue una cantera, está ubicado en una colina desde donde se divisa el río Tajo, unos metros detrás del Monasterio de los Jerónimos. Es un estadio multiusos que actualmente tiene una capacidad para 32.500 espectadores. Desde hace unos años la afición del Os Belenenses no acude masivamente a Restelo como hacía antaño, no obstante, el grupo ultra de los “Azuis do Restelo es uno de los pocos grupos ultras o peñas (llamados “Claques” en Portugal) que siguen al equipo del barrio de Belén de forma fiel y continuada. El nombre del grupo es “Furia Azul”.

El grupo ultra “Furia Azul” fue fundado el 28 de septiembre de 1984, y es el principal foco de animación del Os Belenenses. Es uno de los grupos ultras más antiguos de Portugal. Actualmente cuenta con unos 400 miembros. A lo largo de su existencia, los “Furia Azul” pasaron por varias fases, algunas mejores, otras peores, como es natural, estando muy relacionada su historia con la propia historia del club. Algunos aspectos destacados fueron los grandes partidos europeos de los años 80, contra equipos como el F.C. Barcelona, ​​el Bayer Leverkusen o el A.S. Mónaco, o su recordado viaje a Mostar (Bosnia y Hercegovina) para enfrentarse al Vélez-Mostar. También destacan las finales de la Copa de Portugal de los años 1986, 1989 y 2007 en donde el grupo “Furia Azul” consiguió movilizar a miles de aficionados “Azuis”, los cuales irrumpieron con fuerza en las ciudades de Coimbra, Faro o Viseu, lugares donde se disputaron las finales.

Furia Azul Ultras Belenenses

Parte de su historia, es también, la presencia en la Dirección de “Ultras Portugal”, el grupo ultra de apoyo a la selección de Portugal, grupo del cual, los “Furia Azul” fueron fundadores (o co-fundadores).

Los “Furia Azul” no han tenido muchos malos momentos, aunque quizás, los peores, llegaron cuando una de las Directivas del club les intentó obligar a que cambiaran el nombre del grupo, a la vez que les limitaban el número de entradas vendidas en su zona habitual dentro de Restelo. Estas diferencias llevaron a varios enfrentamientos con algunos de los directivos del club, lo cual trajo consigo la extinción oficial del grupo (es decir, dejó de ser un grupo, o peña, federado a la Asociación oficial de hinchas del club), sin embargo, de manera extraoficial el grupo siguió apoyando al club ocupando su lugar habitual en las gradas de Restelo, así como en los viajes siguiendo al equipo por todo el país. Siempre han permanecido fieles, incluso sin el apoyo de la Directiva del club, y siempre con el nombre de “Furia Azul”.

Vídeo-homenaje al C.F. Os Belenenses;

“Derby da Capital”, El Clásico de Lisboa

En la desembocadura del Río Tajo se encuentra la capital y ciudad más poblada de Portugal. En Lisboa existe una de las rivalidades balompédicas más notables de Europa, el Derbi Lisboeta, el conocido en el país luso como Derby da Capital enfrenta a los dos equipos más representativos de “la Ciudad Blanca”, hablamos del Sporting Clube de Portugal y del Sport Lisboa e Benfica, los eternos enemigos.

sporting_benfica logos

El origen del Benfica se sitúa en 1904, un grupo de 24 antiguos alumnos de la Real Casa Pia de Lisboa creó en la parte trasera de la Farmácia Franco, en la zona de Belém de la capital portuguesa, el Grupo Sport Lisboa, club deportivo que únicamente contaba con la sección de fútbol. Ese mismo día decidieron que su emblema sería un águila y el lema “E Pluribus Unum” (en latín significa “De muchos, uno”).

El primer terreno de juego del equipo fue la Quinta da Feiteira, donde disputó su primer partido en enero de 1905, pero a pesar de los buenos resultados obtenidos en los primeros años, el equipo pasaba momentos complicados por problemas financieros, motivo por el cual varios jugadores del primer equipo lo abandonaron en 1907 y acabaron en el Sporting de Lisboa, que en esos momentos disponía de más dinero.

Benfica1904

Estos hechos constribuyeron a que el Grupo Sport Lisboa acabara fusionándose en 1908 con el equipo ciclista Grupo Sport Benfica, que había sido fundado en 1906, y de este hecho surgiría el nombre definitivo, Sport Lisboa e Benfica, y la introducción de una rueda de bicicleta en el emblema del club, que aún se conserva.

“Las águilas” es uno de los Tres Grandes del país luso, junto al F.C. Oporto y al eterno rival del Sporting de Lisboa. Con ambos equipos se convirtió en uno de los fundadores de la Primera División de Portugal en 1933, y los tres son los únicos que nunca han descendido de ella.

Estadio-da-Luz1

El Benfica es el segundo club más laureado de Portugal por lo que es conocido por los aficionados del equipo como “El Glorioso” (en portugués O Glorioso). Ha obtenido 32 campeonatos de Liga y 24 Copas de Portugal, siendo el equipo con más títulos de liga y copa del país.

En su palmarés internacional destacan dos Copas de Europa, además de cinco subcampeonatos en dicho torneo. Dichas Copas de Europa se obtuvieron en la época dorada del equipo “encarnado”, en los primeros años de la década de los 60.

No Name Boys Benfica

El estadio actual del Benfica es el Estádio da Luz, con capacidad para 65.647 espectadores. Es el mayor estadio de Portugal. Inaugurado en octubre de 2003, fue construido con motivo de la Eurocopa 2004 remplazando al colindante y más emblemático antiguo estadio Da luz.

El viejo estadio llegó a ser el que tenía un mayor número de espectadores de toda Europa, llegando a haber 137.000 espectadores en un partido entre el Benfica y el Oporto en 1987.

Celtic v Rangers

Los orígenes del equipo sportinguista se sitúan en 1902, cuando bajo el nombre de Club Deportivo de Belas se funda un equipo por un grupo de personas de Belas, un suburbio de Lisboa. Unos meses después el club se rompió y los jóvenes fundadores lisboetas, poco más que adolescentes, se mantienen en contacto entre sí, ya que muchos de ellos viven en la misma zona de residencia, en la zona de Campo Grande y con frecuencia paran en el mismo local, la Pastelaria Bijou.

Fue allí, dos años más tarde, en 1904, donde decidieron volver a practicar el deporte, fundando el Campo Grande Football Club. En 1906, el nuevo club adoptó el nombre provisional de Campo Grande Sporting Club, para luego adoptar en julio del mismo año, según lo sugerido por António Félix da Costa Júnior, el nombre del Sporting Clube de Portugal.

jugadores Benfica Sporting

El Sporting Clube de Portugal (conocido popularmente en español como Sporting de Portugal o Sporting de Lisboa) tiene como uniforme la camiseta y medias verdes y blancas a franjas horizontales y el pantalón negro. El lema del Sporting Clube de Portugal es “Esforço, Dedicação, Devoção e Glória. Eis o Sporting” (“Esfuerzo, Dedicación, Devoción y Gloria, aquí el Sporting”).

El Sporting de Portugal ha obtenido 18 campeonatos de Liga y 18 subcampeonatos, además de 15 ediciones de la Copa de Portugal. Esto lo coloca tercero en el historial, por detrás de Oporto y Benfica. A nivel internacional, el Sporting de Lisboa ha obtenido la Recopa de Europa 1963-64 y finalizado segundo en la Copa de la UEFA 2004-05.

Sporting vencredor da Taça de Portugal em 1970

El estadio del Sporting tiene el nombre en honor a uno de los fundadores del club, José Alvalade. Tiene una capacidad de 50.044 espectadores y fue inaugurado en agosto de 2003. Se encuentra situado en el centro de un complejo deportivo y de ocio denominado Alvalade XXI. Fue construido con motivo de la Eurocopa 2004, remplazando al adyacente Antiguo Estadio Alvalade.

En cuanto a los enfrentamientos entre ambos, el primer partido fue en la Liga de Lisboa (era amateur) en 1907. El partido finalizó con victoria del Sporting por 2 a 1, que jugaba como visitante. En total, en partidos oficiales, se han enfrentado en 286 ocasiones. El Benfica lleva la delantera, con 124 triunfos, mientras que el Sporting suma 104 victorias. Han empatado en 58 partidos.

4031_med_jose_alvalade

La rivalidad entre ambas aficiones es tremenda, como en todos los derbis de características similares. En ambas hinchadas el liderazgo de la animación y de las coreografías lo llevan sus grupos ultras, los cuales son denominados Claques (aplaudidores) en Portugal.

En el caso de los Encarnados (Rojillos) los grupos ultras más importantes se llaman No Name Boys y Diabos Vermelhos, famosos en todo Portugal por sus desplazamientos con un abultado número de seguidores.

Juve Leo Sporting

También existen grupos más pequeños como el Grupo Manks (como curiosidad reseñar que estos últimos, y también los Diabos, están hermanados con las Legiones Sur, los ultras del Mérida, desde hace muchos años). Por parte de los Verde-e-Brancos (Verdiblancos) los diferentes grupos ultras tales como Juventude Leonina (también conocidos como Juve Leo), Torcida Verde o Directivo Ultras XXI, destacan también por su fidelidad, y sobre todo, por sus tifos en ambos fondos del estadio sportinguista del José Alvalade.

Para terminar esta entrada, el siguiente vídeo-reportaje del Clásico de Lisboa. Derbi el cual merece la pena ver, desplazándose para presenciarlo en directo en cualquiera de los dos estadios.